Hoy en día tener una página web es uno de los pilares fundamentales de cualquier negocio, por tanto, es algo que no debemos descuidar. Existen unos aspectos fundamentales que no deben pasarse por alto en ninguna web:

Sencillez

Los usuarios deben encontrar lo que buscan de forma fácil. Todo el contenido importante de la web debería poder encontrarse en menos de tres clics.

En cuanto al aspecto estético, para los clientes es mucho más agradable navegar por webs limpias, evitando saturar de contenidos una misma sección y evitando utilizar colores que impidan leer los textos con claridad.

Diseño Responsive

El 70 % de los españoles utilizan sus teléfonos móviles y tabletas para navegar por internet. No debemos dejar pasar la oportunidad de que estos usuarios naveguen por nuestra web. Desde el pasado 1 de abril, Google penaliza todas las webs que no tengan un diseño resposive para todas las búsquedas realizadas con dispositivos de pantalla pequeña.

Velocidad

Es muy importante prestar atención a la velocidad de carga de nuestra página, debemos evitar utilizar imágenes demasiado pesadas o sistemas poco optimizados. Una página web no debería tardar en cargar más de tres segundos con una conexión a internet estándar y debemos pensar siempre en los usuarios que entren a ella desde teléfonos móviles a través de sus conexiones de datos.