Es importante tener en cuenta la mención que la Ley de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico (en adelante LSSICE) realiza sobre los correos electrónicos elaborados con fines comerciales.

La LSSICE se muestra tajante ante esta práctica cada vez más utilizada por las empresas con fines comerciales. Así pues, prohíbe de raíz el envío de comunicaciones publicitarias o promocionales por correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica, siempre y cuando no hubiesen sido solicitadas previamente o expresamente autorizadas por los destinatarios de las mismas.

No obstante, dispone de una excepción en caso de relación contractual previa, si el prestador hubiese obtenido los datos de contacto del destinatario de manera lícita y se tratara de comunicaciones comerciales relativas a los servicios o productos propios de su empresa, similares al que fue objeto del contrato con el destinatario.

Además, se debe ofrecer la posibilidad al destinatario de no recibir más comunicaciones comerciales mediante un procedimiento gratuito y sencillo en todo disponible en todo momento.

De esta manera, si queremos evitar problemas legales, tan solo deberemos enviar correos comerciales a aquellos destinatarios que lo hayan pedido o de quienes tengamos autorización expresa para realizar esta práctica.

Si desea asesoramiento extra al respecto póngase en contacto con su gestor web de Weberalia.